Archivo de la categoría: Gastronomía

Nos mudamos

Nos mudamos.

Cumplimos un año de blogging y lo celebramos yéndonos con nuestros post a otra parte.

Nuestro paradero actual:

http://atelierbelge.es/

Serán todos bienvenidos.

 

Sabores Belgas (2). Hay vida más allá del gofre y del chocolate.

Puede que exageráramos un poco en el anterior post sobre sabores belgas.

Los mejillones no son lo único que los españoles conocen de la cocina belga, también se sabe que sus chocolates tienen fama internacional y que tienen unos gofres exquisitos, de los que no se ven por estas tierras.

Pues bien, golosos y golosas del mundo, tomad nota, hay más dulces en Bélgica.

Speculoos
Foto: Visit Flanders

Speculoos

Estas galletas son uno de los sabores que todo niño belga recuerda haber probado en su niñez, sobre todo en la fiesta de San Nicolás. Especiada, crujiente, dulce pero sin pasarse. Se puede comer tan cual, como galleta, pero también se utiliza mucho en la elaboración de postres como helados, tartas, etc. Además, en muchas cafeterías y restaurantes, dentro y fuera de Bélgica, sirven un Speculoos con el café.

Cuberdons
Foto: Visit Flanders

Cuberdons

La golosina de Flandes, también podríamos llamarla. Es especial hasta en su apariencia: color morado muy intenso y una extraña forma de cono (o de nariz, como dicen los lugareños). Al morderlos, revelan un interior cremoso, como si fuera un bombón de relleno de chocolate líquido. Hay tantos sabores como tipos de frutas, e incluso más, porque también los hay de especias y de licores.

Tarte au Sucre
Foto: Delices d’Helene

Tarta de Azúcar

Como tantas otras, ésta es una especialidad belga que ha sido popularizada por los estadounidenses. Con este nombre, la gente se imagina una tarta empalagosa y contundente. Pero nada más lejos de la realidad, ya que se elabora con café, lo que contrarresta y equilibra el dulzor del azúcar. Por fuera es ligeramente crujiente, con una fina costra de azúcar; por dentro es muy jugosa y esponjosa, en la boca se deshace casi de inmediato. Este juego de contrastes no es nada fácil de lograr: aunque  a simple vista este postre no parece complicado, pone a prueba las habilidades de todo repostero.

Mattentaart
Foto: Stefan Jacobs en Visit Flanders

Mattentaart

He aquí un dulce con denominación de origen: ni el chocolate ni los gofres, éste es el dulce que tiene Indicación Geográfica Protegida. La Mattentaart no la puede elaborar cualquiera, sólo los panaderos y pasteleros de la localidad flamenca de Geraardsbergen. Su ingrediente diferenciador es la leche cuajada. Recién horneada desprende un olor tan cautivador que no resulta sencillo resistir la tentación de probarla antes de que se enfríe.

Dame Blanche
Foto: Visit Flanders

Dama Blanca

La prueba de que la perfección se encuentra en la cosas sencillas: una copa de helado de vainilla, con nata o Crema Chantilly, y chocolate fundido. Ni más ni menos. Sin duda es uno de los postres más agradecidos: todo el mundo puede prepararlo en casa en el breve tiempo que se tarda en fundir el chocolate y montar la nata, y el resultado es espectacular (siempre y cuando los ingredientes sean de primera): pocas cosas gustan a tanta gente como la vainilla helada con el chocolate caliente.

Tarte au Riz
Foto: La Cuisine de Françoise

Tarta de Arroz

La tarta de arroz es un postre tan omnipresente en Bélgica, que cuesta saber porqué sólo se conocen los gofres: uno puede encontrarlo allá por donde pase, desde restaurantes hasta pastelerías. Para hacernos una idea, es parecido a como si al arroz con leche le incorporásemos mantequilla y huevos, y lo horneásemos. Esto en la versión natural, porque luego hay mil y una reinterpretaciones en las que se utilizan frutas del bosque, confituras, cítricos o frutas de temporada.

.

¡Que no se diga que no hay variedad repostera en Bélgica!

.

P.D.: La imagen que encabeza esta entrada es la portada del libro “Sweet Belgium” de Inghelram, Lisbeth & Robert.

Menús para una Navidad muy belga

Otro año que nos ha pillado de sorpresa: parece que fue ayer cuando estábamos volviendo de vacaciones, y la Navidad ya asoma.

Si te parece que nuestro bistró Atelier Belge sería una buena opción para la cena de empresa, la reunión con los amigos o la comida familiar, ésta es una pequeña muestra de lo que podemos ofrecerte.

.

Para grupos de menos de 10 personas:

Como sois un grupo pequeño, podéis comer a la carta. Pero si queréis cerrar un menú para todos, os sugerimos nuestro menú degustación:

Paté de Campaña con Surtido de Tostas y Encurtidos

Mejillones a la Marinera

Trucha a “l’Ardennaise” con Jamón Belga y Champiñones, Patatas Salteadas y Berros

Codillo a la Kriek (Confitado con Cerveza Belga de Cereza)

Tarta de Azúcar Caramelizada

Se puede complementar con Maridaje de Vino o de Cerveza.

.

Para grupos de 10 o más de personas:

Para comodidad de los comensales y para garantizar un servicio ágil, recomendamos cerrar un menú:

MENÚ 1

Aperitivo de la Casa

Ensalada de Queso de Cabra envuelto en Bacon Ahumado, con Salsa de Miel y Tomillo

Trucha a “l’Ardennaise” con Jamón Belga y Champiñones, Patatas Salteadas y Berros

Codillo a la Kriek

Tarta de Azúcar Caramelizada

.

MENÚ 2

Aperitivo de la Casa

Crema Dubarry con Pollo Confitado, Lima y Aceite de Oliva

Raya con Mantequilla Negra y Puré de Patatas

Costillar de Cerdo Aromatizado al Tomillo con Salsa Pickles y Cebolleta

Profiteroles Rellenos de Nata con Ganache de Chocolate, Crema Inglesa, Caramelo y Almendras Tostadas

.

MENÚ 3

Aperitivo de la Casa

Paté de Campaña con Surtido de Tostas y Encurtidos

Mejillones a la Marinera

Trucha a “l’Ardennaise” con Jamón Belga y Champiñones, Patatas Salteadas y Berros

Codillo a la Kriek (Confitado con Cerveza Belga de Cereza)

Tiramisú de Speculoos (Galleta de Especias) y Reducción de Amaretto DiSaronno

Todos los detalles, en un cómodo pdf: Atelier Belge | Menús Navidad

.

Para empresas, a domicilio:

Si en lugar de un almuerzo o cena en el restaurante, prefieres algo más informal en la oficina, disponemos de un cóctel que servimos a domicilio, con todo incluido (bebidas, servicio de camareros, vajilla,…) para que os olvidéis de todo. Se compone de 4 aperitivos fríos, 3 aperitivos calientes y 2 dulces. Y cuesta mucho menos de lo que te imaginas… ¡Consúltanos!

Sabores belgas. No sólo de mejillón vive el gourmand.

Que nadie se confunda: amamos los mejillones como un madrileño el cocido o un valenciano la paella.Pero ha llegado el momento de ir más allá del tópico. Estamos empeñados en demostrar que hay vida gastronómica más allá de la cazuela de mejillones. Así que sí: éste es un post sobre los otros sabores de Bélgica. Y no será el último.

Foto: Gastronomía y Cía

Rillette

Todos conocemos el paté, pero que levante la mano los que sepan qué es la rillete.

Es un plato francés que los belgas han adoptado como propio. Como su primo hermano el paté, se come untado en pan. Sin embargo, tiene una textura herbosa, ya que se elabora con carne de cerdo cocida durante horas y horas con especias. El resultado en un sabor potente, con personalidad, tan característico de la comida “de antaño”, esa que necesita esas “horas y horas” para dar fruto.

Quisquillas Belgas

Una de esas delicatessen populares que no falta en ningún rincón del país y que protagoniza mil y un recetas. Los tomates crevettes o tomates rellenos, o las croquetas de quisquillas son sólo dos de ellas. Son parecidas a los camarones, tienen un sabor único y delicado. Si la costa de Flandes tuviera un sabor, probablemente sería el de las quisquillas.

Vieira

Para gustos los países. En España el marisco gusta muy natural, con un breve paso por la cocina y todo su sabor a mar. En Bélgica, en cambio, prefieren cocinarlo algo más y así introducir más matices. En la costa de Flandes las vieras son un bocado muy apreciado, y una de las recetas más populares incluso las acompaña con champiñones, vino blanco y el calor del horno. Desde luego, es una manera totalmente diferente de degustarlas.

Ciervo

La carne de venado, como la de jabalí, no es fácil: no es fácil de cocinar, tampoco es fácil de apreciar. Son sabores potentes, que hay que saber “conducir a buen puerto”. La tradición culinaria belga tiene ese conocimiento en su haber, y cuenta con recetas de caza mayor cautivadoras y sorprendentes.

Onglet & Chalotas

El onglet es un corte de ternera que se caracteriza por su ternura y su sabor. La chalota es prima de la cebolla y el ajo, tiene un sabor delicado y es uno de los ingredientes básicos en la cocina tradicional de Bélgica. Ambos forman un dueto con solera en forma de plato llamado “Onglet à l’Echalotte” que tiene muchas variantes pero el mismo secreto: es simple pero suculento.

Foto: Saveurs Croisees

Trucha

Bélgica está llena de canales y ríos. No nos debe extrañar que la vida acuática tenga su importancia en la gastronomía. Si el pescado rey es el salmón, la trucha es la reina: una de las formas típicas de prepararla es con vino blanco. De esta forma se potencia el sabor y se evita que pierda jugosidad.

Foto: Baulus.wordpress.com

Carne a la Cerveza

Más belga imposible: un país donde hasta el postre se toma acompañado de cerveza, es un país que hace unos guisos de carne de cerdo o ternera de quitarse el sombrero. Ni os contamos cómo de tierna y jugosa queda la carne después de una larga cocción con una Lambic.

¿Son éstos los principales sabores de Bélgica? No son los únicos (y se admiten sugerencias), pero sí que son representativos de la cocina belga. Y además, son algunos de los sabores de nuestra nueva carta, que en breve estrenaremos.

Seguimos como el primer día: trabajando para ser la embajada culinaria de Bélgica.

P.D.: Periodista, queridos amigos periodistas, estamos encantados de cocinar mejillones para vosotros. Mejillones, o lo que queráis.

RECETA: Tosta de Arenques en vinagre sobre Queso fresco y Yogur, con Rábano y Cebolleta

Seamos sinceros: este plato no es 100% Made in Belgium. Cualquiera que haya viajado a los países escandinavos, Holanda e incluso al IKEA de Alcobendas habrá oído hablar de la afición a comer arenques, sardinas y bacalao de los habitantes del norte de Europa.

Pues lo mismo les pasa a los belgas: el arenque es un alimento popular en las casas y en los restaurantes de la región más próxima a la costa.

Hemos preparado nuestra propia versión a la española: ¡en tosta de pan casero!


Ingredientes para 6 tostas

– Pan para las tostas.

En Atelier Belge lo hacemos casero, estrecho y alargado, con semillas y una mezcla de harinas similar a la del pan payés, pero cada uno puede hacerlo sobre el pan que quiera. Si alguien quiere la receta también del pan, solo tiene que pedirla.

– Para la mezcla de queso fresco y yogur:

160 gr de yogur Brut Nature (éste es el que usamos nosotros, pero se puede usar cualquier otro: por ejemplo, griego o casero)

160 gr de queso Philadelphia

20 gr de aceite de oliva Picual

 – Para el topping:

150 gr de filetes de arenque marinado en Vinagre (quizás los encontréis en los supermercados bajo el nombre de rollmops)

24 gr de rábano

36 gr de ajetes

36 gr  de cebolleta tierna

24 gr de aceite de oliva Arbequina

Cebollino, sal y pimienta negra recién molida al gusto

Elaboración

Mezclamos bien el yogur con el queso Philadelphia y el aceite de oliva Picual.

Cortamos los filetes de arenque en tiras pequeñas.

Picamos el rábano en láminas muy finas.

Picamos los ajetes en trozos de unos 2 mm.

Picamos la cebolleta tierna de la misma forma y la pasamos por agua con hielo; escurrimos bien.

Picamos un poco de cebollino.

Sobre cada rebanada de pan extendemos unos 60 gr de la mezcla de yogur, queso y aceite de oliva. Sobre ella colocamos las tiras de arenque. Encima de cada tira, una rodaja de rábano. A continuación ponemos el ajete y la cebolleta picados, y después el aceite y el cebollino. Sal y pimienta al gusto.

Bon appetit!

Nota del Chef

Habrá quien se pregunte por qué tanta manía exactitud con los gramos, habiendo unidades, manojos, cucharadas,… Es simple: ésta es la misma receta, con las mismas cantidades, proporciones e ingredientes, que usamos en Atelier Belge. Queremos que si alguien lo ha probado y se anima a hacerla en casa, ambos platos se parezcan lo más posible. Podríamos decirte “un par de rábanos” pero, ¿son dos rábanos pequeños? ¿Tres? Si es muy grande, ¿es suficiente con uno? Mejor lo dejamos en 24 gramos, y cada cual que compre los rábanos del tamaño que guste.

Actualización: Maridaje

Le Fruit Defendu, una cerveza de trigo y cebaza de sabor fuerte y amargo matizado por notas afrutadas y de chocolate. Es muy aromática y de largo retrogusto.

 

A %d blogueros les gusta esto: