Archivo de la categoría: Territorio

El más belga, el menos ilustre, Carlos V.

Cuando España no era aún España, ni Bélgica era aún Bélgica, ambos países ya tenían algo en común: un soberano al que despreciaban.

Carlos de Austria, también conocido como Carlos I de España y V de Alemania, nació en Gante (Flandes), murió en La Vera (Cáceres) y pasó toda su vida a caballo entre ambos territorios. Es lo que tiene que no se ponga el sol en tu Imperio: cuando llegas a un sitio a poner orden ya se te ha sublevado el otro.

En Gante no le querían ni en pintura: para sus habitantes, el Emperador fue un traidor a su patria, interesado en ganar batallas de fuera con el dinero de dentro. De hecho, no dudó en mandar a su ejército cuando el pueblo se rebeló, e incluso impuso la pena de horca para los más insurrectos.

Los flamencos fueron reprimidos, pero no bajaron la cabeza e hicieron de este castigo una seña de identidad: a los ciudadanos de Gante se les conoce como “stroppendragers”, es decir, los que cargan con la soga. Orgullosos de su pasado, cada verano en las Fiestas de Gante se recrea la humillación a la que fueron sometidos siglos atrás. De hecho, se dice que la expresión “estar con la soga al cuello”, que es sinónimo de tener serias dificultades económicas, fue acuñada entonces, ya que eran los comerciantes a los que Carlos estaba llevando a la ruina con sus impuestos los que acaban “con la soga al cuello”.

En España no le fue mejor: ninguno de los reinos heredados de sus abuelos los Reyes Católicos le dio una cálida bienvenida, ya que en el mejor de los casos era un extranjero que venía a reclamar sus tronos, y en el peor, un oportunista dispuesto a saquear las arcas de los prósperos reinos de Castilla y Aragón. Él tampoco hizo demasiado para desmentir esa imagen: no sabía hablar castellano y lo primero que hizo fue, como a sus compatriotas flamencos, pedir dinero para financiar su campaña para Emperador. Digamos que no empezó con buen pie.

Especial tirria le tuvieron los castellanos: además de todo lo dicho, les molestaba especialmente el trato que le daba a su madre, Juana la Loca, a quien tenía recluida en un monasterio en Tordesillas. Juana puede que hubiera perdido el juicio, pero seguía siendo su reina y la hija de Isabel y Fernando: que ni su propio hijo mostrara un mínimo de respeto… no decía mucho a favor del nuevo rey. Entre unas cosas y otras, incluyendo la ambición de nobleza, burguesía y clero, en 1920 los castellanos se sublevaron en Villalar, en la llamada Revuelta de los Comuneros. No serían los únicos: también en Valencia quisieron pararle los pies con el movimiento de las Germanías.

Foto: La Voz de Salamanca

Por cierto, que también los castellanos siguen celebrando la revuelta contra Carlos V: de hecho, el Día de Castilla y León es el 23 de abril y conmemora este acontecimiento histórico en el que, como los flamencos, quisieron ejercer eso que más tarde se llamaría “soberanía popular”.

Carlos acabó siendo el belga más ilustre pero con menos lustre de la historia, al menos entre sus súbditos. Sin embargo, tampoco dejó indiferente: embarcado en un proyecto de vasto imperio y defensa de la cristiandad, se le considera uno de los precursores de Europa como unión de naciones y patrocinador del Concilio de Trento y la Contrarreforma.

Si nos preguntan a nosotros, lo tenemos claro: ésta y ésta son la mejor herencia de Carlos V. Y sólo por eso, merece estar en nuestra lista de #belgasilustres.

21 de Julio, Día Nacional

Foto: Charles Six (Flickr)

Los belgas sí que saben: en un país donde los días de sol escasean y en inverno los ríos se hielan, lo suyo es poner las fiestas importantes en verano, que es cuando se pueden disfrutar. En concreto, el 21 de julio, Día Nacional de Bélgica.

El motivo oficial de la celebración es la conmemoración de la elección de Leopoldo I como rey de los belgas en 1831: después de alcanzar la independiencia en 1830, Bélgica se proclamó monarquía constitucional.

Lo que no siempre se cuenta es que hubo que conformarse con el segundo plato: al primero que le ofrecieron la corona fue a un francés, Luis de Orleans, por aquel entonces hijo del rey de Francia. Pero Inglaterra no veía con muy buenos ojos esa elección (y no eran los únicos), así que el vecino rechazó la invitación. Plan B: el congreso se lo ofrece al duque Leopold von Sachsen-Coburg-Saalfeld, Leopoldo para los amigos. Al final todo quedaría en casa, porque el nuevo rey se acabaría casando con la hermana de Luis.

Foto: Charles Six (Flickr)

Total, que el 21 de julio los belgas toman las calles: además del tradicional desfile militar y los actos presididos por los reyes, se organizan mil y una actividades: conciertos y festivales, desgustaciones y picnics en los parques, actividades para niños, ferias para turistas, torneos deportivos, fuegos artificiales…

Sin embargo, en un país con fuertes sentimientos nacionalistas, donde cada territorio tiene su propia fiesta nacional (Flandes, el 11 de julio; Valonia, 27 septiembre; y Bruselas, el 8 de mayo), para muchos de sus ciudadanos este día no tiene gran significado político, sino que es más bien una oportunidad de salir de la rutina y hacer algo diferente.

United Colors of Belgium: metáfora gastro.
Foto: Anne D’Huart (Flickr)

¿Y nosotros?

Lo celebraremos haciendo lo que mejor sabemos: cocinar. Por si alguien quiere pasarse a celebrarlo con nosotros, tenemos el agua de los mejillones a punto de hervir y a Brel calentando la voz.

Bélgica (por y) para Viajeros 2.0

En la era de Internet y en tiempo de crisis, buena parte de los viajes se hacen desde el sofá de casa, portátil o smartphone en mano. Para los gourmands 2.0 con alma de viajeros, y siguiendo con el último post, recomendamos las siguientes webs, blogs, y redes sociales.

Objetivo Bruselas

Son muy activos en Facebook y Twitter, con contenidos que nos parecen tan interesantes que en más de una ocasión los hemos compartido en nuestro muro (perdón, que ahora se llama biografía). Pero la razón por la que lo recomendamos son sus Guía del Superviviente en Bruselas.

Visit Brussels

Si estás pensando en hacerte una escapada, ahora o cuando arrecie el temporal, echa un vistazo. Para empezar, en el lateral derecho encontrarás un recuadro con doble pestaña: “You want” y “You are”; en el primer caso, seleccionas lo que te interesa hacer en Bruselas y te dan resultados acordes; la segunda pestaña es aún mejor porque te ofrece “perfiles” de viajero menos habituales, como trendy o personas con movilidad reducida. Además hay herramientas muy útiles si te decides a emprender el viaje, como el planificador de viaje y la tienda online donde comprar … El colmo de lo práctico son las aplicaciones gratuitas para smartphone. Pero incluso si no te vas a a mover del sofá, tanto sus diez imprescindibles como sus perfiles en redes sociales son un buen entretenimiento para turistas temporalmente frustrados (Facebook, Twitter, Flickr y YouTube).

Visit Flanders

Salvo que conozcamos a un lugareño que nos haga de guía, los recorridos por los principales lugares de interés son algo muy socorrido, así como los rankings de imprescindibles permiten hacerse una idea de las principales atracciones de una ciudad, al menos como primera aproximación, porque salirse del guión también tiene su encanto. La herramienta myGuide permite, como en la web anterior, seleccionar y guardar lo que más te interese, a modo de guía a la carta. Y como curiosidad, #belgasilustres flamencos. También están en Facebook, Twitter y YouTube.

Visit Belgium

Que el nombre no nos engañe: donde dice Belgium debería poner Brussels and Wallonie; aprovechamos para aclarar que aunque puede ser un poco farragoso para el incauto viajero 2.0, también en cuestiones de promoción turística afecta la poíitica, y por eso siempre encontramos que cada región tiene sus propias webs. Dicho lo cual, recomendamos Visit Belgium para: los amantes de la naturaleza y la bicicleta y los fans de la historia contemporánea. Como a sus homólogos flamencos, les encuentras en Facebook, Twitter, YouTube e incluso Flickr.


Erasmus en Flandes

Incluso si no eres estudiante ni vas a pedir una beca europea, a poco que seas joven de cuerpo o espíritu te conviene asomarte por aquí. Está escrito por los propios “erasmus” durante su estancia en Flandes, por lo que encuentras información muy de “ciudadano de a pie”. Y si por lo que sea te mudas a Bélgica, los Consejos de Segunda Mano te vendrán muy bien. Facebook y Twitter.

Mi Nube

Es una red social de viajeros donde, como si de un 11870 se tratara, son los propios usuarios los que se recomiendan ciudades, museos, hoteles, restaurantes y todo lo relacionado.

Sobre Bélgica

Aún a riesgo de repetirnos, la mención en el último post no les hacía justicia. No tienen las mejores fotos, ni el diseño más innovador, pero no tienen competencia en la variedad de sus temas: la mayoría de las webs que hemos citado son muy apropiadas para una primera o segunda toma de contacto con el territorio belga; sin embargo, para profundizar en la cultura belga y salirnos de los circuitos turísticos de las principales ciudades, éste es el blog.

Y por supuesto, las dos webs oficiales en España: Turismo de Valonia y Turismo de Flandes.

Bélgica (por y) para Gourmands

Desde que pusimos en marcha el Atelier, nos hemos encontrado a muchas personas que se sorprenden cuando oyen hablar de la cocina belga. Es como si no hubiera vida más allá del gofre. Por no hablar de la mala reputación de las coles de Bruselas.

Puesto que hoy en día donde todos curioseamos es en Internet, hemos recopilado algunas webs, blogs, y perfiles en redes sociales que sirven de introducción a los “greatest hits” de la gastronomía de Bélgica. ¿Cuáles son los platos más populares? ¿Dónde puedo encontrar recetas? Me voy de viaje a Bruselas: ¿dónde como? Y así.

[Aviso a navegantes, ésta es una selección 100% subjetiva: ni están todas las que son, ni son todas las que están.]

Turismo de Bélgica: Valonia y Bruselas.

Dentro de la iniciativa llamada “Valonia Tierra de Sabores”, podemos encontrar: visitas a productores para un contacto de primera mano con la alimentación local o a museos de la gastronomía (como el Museo del Jamón, la Casa de la Cerveza o la Fábrica de Mostaza) cursos de elaboración de cerveza belga, y un recorrido virtual por los sabores más representativos de la zona (más allá del chocolate y la patata frita, están los salazones, quesos y aguardientes).

Los gourmands más 2.0 pueden seguirles en Facebook, Twitter y YouTube.


Turismo de Bélgica: Flandes y Bruselas.

Que el diseño poco atractivo no desanime a nadie: aunque no sea la web más bonita jamás creada, tiene información muy útil, como una introducción a la cocina específica de Flandes, un índice de las cervezas más famosas por lugar de origen, información sobre iniciativas gastronómicas en Bélgica para visitantes (como la titulada “Brunch en la Iglesia”) y, sí amigos, recetas.

Como sus homólogos valones, también cuentan con perfiles en Facebook (no uno, dos), Twitter y YouTube.


Brusselicious.

A pesar de ser un macroevento gastronómico con fecha de caducidad, está concebido para difundir la calidad de la cocina local, por lo que muchos de los contenidos que pueden encontrarse en esta web tienen un valor atemporal. Por ejemplo, además de una agenda muy completa de actividades y encuentros gastronómicos, los más cocinillas disponen de recetas de platos emblemáticos y de una recopilación de los vídeos de la serie “Un minuto de buen gusto”. También incluye un guía de restaurantes en Bruselas.

Se les puede seguir en Facebook.


Belgian Bites.

A simple vista parece la típica página web de ensalzamiento del chocolate belga y las cervezas ídem. Y sí, algo de eso hay, pero gourmands, no se queden en la superficie. Son altamente recomendable las especialidades clasificadas por zonas y la sección específica de cocina tradicional. Amantes de los productos orgánicos, atención a “Organic Belgium”: mercados, restaurantes e incluso granjas. Sin embargo, lo que nos ha cautivado es el calendario que indica cuándo son las temporadas de las principales materias primas en Bélgica: porque todos hemos tenido una mala experiencia gastronómica fuera de casa y en el caso concreto de países extranjeros, a veces se debe a que el producto clave de la receta estaba fuera de temporada, y claro, la calidad no puede ser la misma.

Flandes for Foodies.

Como la propia web dice en la página de inicio, aquí uno encuentra información sobre “los principales ingredientes del modo de vida flamenco”: … Ponen a disposición del gourmand 2.0 unos pdf descargables (en español) con la información básica sobre la gastronomía en Flandes: al ser un breve resumen, es una buena primera aproximación y una material útil para preparar una visita al norte de Bélgica. Como curiosidad, tienen perfil en Flickr con fotos muy originales (y con originales queremos decir peculiares, y con peculiares queremos decir un poco rarunas pero divertidas) de jóvenes chefs flamencos. Nosotros le hemos propuesto a nuestro chef hacer algo parecido, pero Etienne es mucho más innovador tras los fogones que tras la cámara.


Sobre Bélgica.

Éste es un blog al que seguimos con verdadera afición (glosaremos sus virtudes en otro momento) y, aunque no está especializado en gastronomía, sí tienen varios post que recomendamos a aquellos que son nuevos en esto del “llantar a lo belga”.

Nosotros les seguimos a través de Facebook.

Si alguien conoce algún sitio más, que hable ahora o calle para siempre.

Mambrú se fue a la guerra… y acabó en BÉLGICA

Bélgica no sólo es un destino gastronómico de primer nivel, sino un paraíso para los amantes de la historia bélica: grandes batallas y acontecimientos de la Primera y la Segunda Guerra Mundial se libraron en territorio belga, tanto flamenco como valón. Como muestra, un botón (o dos).

Bastogne es un pueblo de Valonia cercano a la frontera con Luxemburgo, y lugar clave en la Batalla de las Ardenas: durante la Segunda Guerra Mundial, el ejército nazi lanzó una ofensiva sobre el frente occidental, cuyo punto más candente estaba en esta localidad belga. Con ayuda de los aliados, el pueblo de Bastogne resistió heroicamente, cosa nada fácil teniendo en cuenta la dureza del invierno en estas tierras. Para la posteridad y los turistas han quedado: el Memorial le Mardasson (homenaje del pueblo belga a los aliados), el Bastogne Historial Center y el Bosque de la Paz. En el pueblo cercano de La Roche-en-Ardenne se puede visitar el Museo de la Batalla de las Ardenas. Y en toda la región hay tours y excursiones que recorren los principales escenarios de la contienda.

Ypres (Ieper en flamenco) es un pueblo de Flandes situado al noroeste del país, en una posición estratégica a medio camino entre Lille y Dunkerque. Fue un escenario clave en la Primera Guerra Mundial por dos razones: por un lado, la derrota alemana en esta localidad frenó la supuesta carrera hacia el mar del ejército del káiser; por otro lado, fue la primera vez en la que se utilizó gas mortífero con fines militares. Aunque durante el conflicto Ypres quedó prácticamente destruida, las cuidadosas labores de reconstrucción recuperaron sus joyas arquitectónicas y hoy cuenta con el Museo de la Primera Guerra Mundial en Lakenhalle, y el Monumento a los Soldados de Ypres, además de numerosos memoriales y cementerios.

Como gourmands que somos, no dejaremos de recomendar platos, productos, cervezas, restaurantes, eventos o visitas gastronómicas. Pero Bélgica es mucho más: entre otras cosas, uno de los lugares donde se dirimió la historia del siglo XX. Que se dice pronto.

P.D.: En Ypres, en diciembre de 1914, al comienzo de la Primera Guerra Mundial, tuvo lugar un “milagro” navideño: los dos ejércitos enemigos combatientes en esta ciudad decidieron hacer un alto el fuego para celebrar la Navidad.

P.D.: Las fotos son de aquí, aquí, aquí, aquí y de aquí.

A %d blogueros les gusta esto: